La vida en mi paladar...

Siento el dulce inevitable en mi alegría, y el amargo en mis días de soledad...
Siento el simple sabor de la monotonía, y salado en lo prohibido al pecar.
Siento el fresco en el perfume de un abrazo y liquidas las estrategias al amar.
Siento espeso el desespero del fracaso, y crujientes los anhelos al luchar.
Saboreo a cada paso el sentimiento, cual picantes sean los retos de alcanzar.
Siento el agrio y sinsabor de una derrota, y empalago si pretendo acariciar.
Apetezco cada textura de vida, que mis labios exigen cada día mas....