¿Yo?




Soy la hija de un poeta enamorado
del arte de la vida y del adiós,
del que se compromete en un alago
y escapa cuando hay que pedir perdón.

Me trajo a este mundo por antojo
dejo en mis ojos huellas de su amor,
la causa entre sus musas del enojo
de tan escurridizo servidor.

Es fiel a sus poemas memorables
amante de la trova y soñador,
capítulo en la historia inolvidable
de mas de un solitario corazón.

Quizá no sepá cuantos hijos tuvo
son como versos en canción de cuna,
romances que en su búsqueda sostuvo
tras huellas de su envidiable fortuna.

Así que del suspiro de un poeta
se sembró en el olvido mi existencia,
nací de su secreto con la luna
y con su inspiración como mi herencia.