Concecuencia o reflexión?

 
Es la subita caida ignorar lo incomprensible, dejar pasar un detalle como evadir la señal, escudandonos de todo pretendiendo no afectarnos y terminar enredados en el caos emocional.


  El lenguaje de los actos dice mas que las palabras, por ser genuinas reacciones que nacen del corazón, que alimentan un caracter como pilar de una obra.

  Tropezaremos sin duda mas de una vez hacia el blanco codiciado que trazamos por lograr, y quedaran precedentes que marcaran nuestros pasos, precedentes que el futuro nos podrian afectar, si no aprendemos del daño antes de continuar.

  La medida de un acierto tiende a caer en la balanza de la egolatria, cuando todas las razones son solo a nuestro favor, por que sin duda el enfoque que surge en el horizonte, no esta tan favorecido por conveniencia al postor.

  El precio de una evasiva tiende a costar grandes daños, cuando la seña fue clara sin captar nuestra atención. Por muchas razones cuesta poner freno en el arranque, y a mitad de la carrera enmedio de la explosión, no hay lamentos que respalden la inoscencia irresponsable, del piloto que sabia la concecuencia inevitable... la que pudo ser preevista con la simple reflexión.