El fuego de una vela.







Los amigos son sombras de una vela encendida que bailan la rutina llamada sociedad.
Es el clasico síntoma que entreteje los miedos de los juegos mas sucios de la infiel soledad.
Nada es tan cierto aunque asi lo parece y tras la diplomacia no es fácil la lealtad.
No queda nada entre las gotas de cera y se derrite implacable la insípida hermandad;
Y así las sombras que le temen al viento cuidan de que el pabilo no se apague jamás.
Pero son vulnerables al fuego, cuando el tiempo transcurre intensamente sin dejarse atrapar, y aunque la sincronia entre la llama y la sombras pareciera una danza de infinita amistad, ambas solo pretenden en un ritmo animado, pues la vela esta triste presintiendo el final.









- Posted using BlogPress from my iPhone