El suicida





¿Qué demonios internos mueven a alguien que lo tiene todo para gozar plenamente, a decidir dejar de vivir?
¿Ya no pasa nada...
A dondé va la ilución, los sueños que alimentan la creatividad; Qué queda de los alagos del mundo y a dondé va la amistad, el amor,
se van perdiendo con el tiempo y la distancia?
¿Cuál distancia?
¿Quién marca hasta donde pueden entrar o detenerse en nuestra vida; quién sigué nuestros pasos con sinceridad y quien con saña, comó reconocerlos?
¿Qué clase de soledad alimenta el valor de un suicida cuando aparentemente lo tiene todo?
¿A qué llamamos "tenerlo todo" y cómo reconocemos que es suficiente?






¿Qué vacío es más desesperante: El vacío del infortunio que te deja sin comer, sin libertad, sin salud, o el que te deja miserable el alma?
¿En qué momento el éxito es anuncio de fracaso y cuál sería la seña detonante?
¿Comó aumenta el riezgo en cuanto aumentan las posibilidades, si cada paso fué dado con determinación hacia el éxito envidiable de un predilecto entre tanto desgraciado?
¿Quién responde estas incógnitas, si los indicados para desifrarlas se negarón a enfrentar cada respuesta y prefirierón...








descansar en paz?






- Posted using BlogPress from my iPhone