Existen soledades nesesarias...

Soledades en las que podamos construir en vez de destruir,

en las que reflexionemos quienes somos y como el mundo nos percibe, momentos para encontrar dentro de nosotros mismos virtudes pero sobre todo defectos que nos hacen cometer los mismos errores una y otra vez, y en ocasiones alejar a la gente que intento darnos esa clave, y a quien le negamos atención solo por no decirnos lo que queriamos escuchar.

La vida es nuestro viaje mas importante y por lo tanto debe ser el mejor viaje por el mundo, que se nos regalo con el propósito de dar nuestro potencial emocional y físico para lograr con pasión cada reto que enfrentemos en el trayecto, y para conseguir no solamente causar buena impresión a nuestro alrededor, sino dejar una huella imborrable en el recuerdo y el corazón de quienes amamos y nos amaron tanto.

Tenér Familia es una bendición, pero tener amigos es el mejor de los regalos que nos hacemos nosotros mismos por haber hecho el trabajo de ser un "ser humano" de calidad, y solo por eso es una laboriosa y difícil tarea que muchos dejamos a la mitad.

Hay unas soledades inolvidables, donde aprendemos a valorar ¿qué? de lo que tenemos interiormente nos hace falta y que nos estorba.

Los sueños son una sublime tecnología implantada en nuestro interior que utiliza el alma, para materializarlos como el ejemplo de que nada es imposible si logramos merecerlo.

Nadie puede hacernos cambiar si no nos nace, pero madurar es un arma tan poderosa, que nos transforma en seres humanos exepcionales.

Los amigos podemos cometer muchos errores, pero estoy segura que involuntariamente y sin deseo de herir como para borrar de un golpe las cosas positivas e inolvidables que compartimos.

Aunque sí... hay que estar alerta de los quienes no son amigos de verdad.

Amistad es sinonimo de libertad, si atas a los demás, te atas a ti mismo...