¿Cómo muere el alma aunque el cuerpo viva?


Por invalidez emocional se puede vivir de una forma conformista, inmóvil y sin tomar acción del presente aun sin ningún impedimento físico. En irónicas circunstancias cuando la invalidez es física, existe la determinación de tomar el reto, como herramienta infalible para impulsar los actos cada nuevo día, hasta lograr la diferencia entre un alma imposibilitada y un alma como la mejor prótesis de supervivencia.




Llorar puede ser la reacción de una alegría y reír un síntoma de impotencia cuando alguien se dejo vencer.