Una señal

Te vi tan angustiada al darme la noticia que reaccione calmado fingiendo estar tranquilo, esa noche, insomnio me causo la sorpresa y quizá por el miedo llore con emoción, por que seria papá en unos cuantos meses y el rumbo de mi vida cambio de dirección.
Como era de esperarse por nuestra edad tan corta, las familias hicieron una revolución, pensaron por nosotros hasta lograr casarnos para limpiar su honor. En el ultrasonido aun me sentia extraño, era mi primer hijo y aunque no fuera fácil, me ayudaste a vivirlo como una bendición; Te veía diferente con un brillo en los ojos, mas madura que nunca me llenabas de amor, tu vientre iba creciendo y con el tus ilusiones mientras me imaginaba como todo un señor con mi pequeño en brazos caminando en familia a cada reunión. Al pasar de los meses planeábamos el nombre, el color de su cuarto y a veces discutíamos su equipo de fut-bol, aunque el amor tan joven que estábamos gozando nos permitía acuerdos de reconciliación.
Una tarde nublada te sentiste agitada y en menos de un minuto el rostro te cambio, recuerdo que gritabas ahogando las palabras callendo inconciente y yo con impotencia corri hacia el doctor.
En mis manos pusieron tu vida y la de mi hijo, como hubiera deseado retroceder el tiempo, si no tengo la edad para tener licencia tampoco para beber, como pude tenerla para traer un hijo y ahora en la tragedia una vida escoger. Los minutos vitales corrían en mi contra y pedí con el alma una señal de Dios, por que no conocía al pequeño en tu vientre pero se que lo amabas como te amaba yo. Escuche tus palabras, recordé los momentos en que me recostabas a sentirlo patear contandome los cambios que te iban transformando, y tejías con tu madre chambritas tan pequeñas haciendo mil esfuezos por prepararle un mundo lleno de protección. Mi memoria viajaba por todos los momentos, vi esa chispa en tus ojos, cuando te propusierón no tenerlo tan joven y tu lo defendiste con firme decisión, entonces claramente supe con tal certeza cual seria tu reacción si yo no lo escogía, por eso te suplico que cuides de los dos...






- Posted using BlogPress from my iPhone