Tiempo


Tengo el tiempo eterno
para amarte aunque se derritan nuestras velas y la madrugada entre rocío nos sorprenda y tengas que marcharte.
Tengo aun las ansias que consumen a un adolescente confundido que tras primaveras sin alivio, desafiantes logran dominarte.
Tengo en el susurro de tus labios la combinación casi perfecta entre el sueño de un dulce refugio y la fugitiva somnolencia.
Tengo entre tus brazos la insolencia de un momento intrépido, atrevido y destilando fuego en cada vena desahogando instinto contenido.
Tengo finalmente la paciencia hasta que se de el próximo encuentro que en la rigidez de lo prohibido, le arrebates espacios al tiempo.



- Posted using BlogPress from my iPhone