La búsqueda




Fui larva de un amor desencajado entre la sangre candente y un espíritu esperanzado.
Fui aquel escarabajo en el regazo protector de un alma dulce con mirada de ángel.
Crecí bajo la lluvia y a la luz de un rayo seductor escape en imprudente búsqueda de un mágico arcoiris.
La sombra de una nube cubrió con soledad una trampa en mi huida, tropezando en tinieblas con la naturaleza de un impulso suicida. Marcando el territorio del que solo el instinto protege a la envestida con la fija lección que evita el precipicio de una antigua caída.
El crudo invierno me envió clara señal de rendirme con dudas o abrazarme a la vida, que allá en el horizonte el día menos pensado en mi andar por los campos recompenso mi herida.
Fue una fría mañana cuando al cristalizar el hielo en la laguna, agache la mirada y al vuelo de mis alas el agua reflejo la estampida boreal de múltiples colores que añore el viaje entero.
Estalle en una turba de emociones aladas y asombro incomprensible, tras un trayecto intenso de experiencias complejas, creció el pequeño ser que ilusionado se enfrasco en el delirio al salir a buscar lo que ha estado consigo.


-Dedicado con amor a la responsable de mi vuelo literario: Mi madre-