La lectura es un universo sin horario ni limites.




Donde el verano es tan pleno y el invierno tan mágico que se podría gozar de ambos a la misma vez.