Silueta




En la imponente selección de un guardarropa, comienzo a descubrir lo que soñamos dominar y menos nos hace encajar.
La moda la impone aquel que confío en si mismo, dejando que su espíritu liberara el estilo que reconforta su andar.
La industria de la moda no vendería por estética si no la respaldara el dominio de personalidad con estrategia frente a un mar de seres inseguros.
No quieres una marca si no una actitud, y no la pagaras con dinero por que es de sobra el ejemplo de quien no encaja con ella aunque derroche millones.
Hay campos en que eres tu y hay otros que te atormentan, pero no es por que no encajes si no por que no lo intentas, y discriminas tu elección; has estereotipado tu silueta con la misma rigidez que a un arlequín le causa verse marioneta.
No te limites...
No caigas al abismo de un patrón que por la industria o por error te hace ver que no hay opción.
Voltea por simple curiosidad y sin esfuerzos por buscar será notable que las tendencias nacen de un ser tan común y ordinario con actitud superior.
No seas egoísta contigo, la silueta perfecta no la sostiene un perchero, la sostiene un corazón.