Ni compongo, ni escribo, ni me invento palabras....

Solo dejo que fluya la voz del alma.






Que al final ni el camino conoce sus pisadas y ni el propio destino recuerda encrucijadas.
Las palabras son sangre que fluyen en la calma de una memoria plena de caricias fraseadas.