Las manos llenas


Con las manos vacias no hay mucho para compartir y menos para ayudar.

Se nace con el corazón lleno de todo que deja con las circunstancias del camino y sus tropiezos, ganas de nada.

Se puede tener una esencia bella pero oculta y a la defensiva por instintiva precaución.

La desesperación sustituye la plenitud por angustia y limita nuestra capacidad de crear posibilidades al fijar nuestro enfoque en solucionar solo dilemas.

No ambiciones pero desea el poder de las manos llenas para ayudar y beneficiar a quienes amas y mas aun a quienes necesiten.

Ayuda con tu luz a encender muchas velas dispuestas a brillar con luz propia.

Desea también con profundo empeño llenar otras manos que tengan el mismo corazón filantrópico y perfil de sensibilidad e inteligencia para aprovechar las oportunas bendiciones y transformarlas en un mundo de nuevos brios.

Observadores todos, visionarios pocos.





Cuando las ideas conectan al corazón
no hay limite
no hay egos,
no hay tiempo ni temores,
no existen los prejuicios
ni las inhibiciones.
Cuando el espíritu sincroniza con el cerebro, podemos llenar las manos de muchos y el alma del mundo es mas que un tesoro para disfrutar.

¡Hoy encontré un fósforo y elegí compartir la flama que al encender me ilumino!