Quien aprende a dominar su mente tiene el timón de su propio vuelo a la libertad emocional. La imaginación es el transporte perfecto para llevarte con ella quizá hasta las puertas del cielo.