Las cosas dignas de explicación, son por si mismas automáticamente comprensibles

Dedicar vehemente exploración a una teoría amarga el buen sazón de la imaginación y sus misterios.

Descubrí con certeza delicada que un sueño hecho realidad tiende a ser el paralelo bipolar a una pesadilla.

Tanto como sea la realidad será el grado de mentira que deba proteger los paradigmas.

Tanto como te creas en la cúspide será el vacío que te atormente...

El deseo inconsciente que se eleva a realidad no solo se estruja con el misticismo del éxito pero se atrofia lentamente con la banalidad materialista.

Puedes crear el caos que te persiga delirante sin compasión.
O elegir el espacio que te abrigue con armonía entre caricias.

Puedes ver en lo oscuro las ironías carentes de razón.
O declarar ser libre para activar la astucia del corazón y sus delicias.

Puedes dejar que el tóxico veneno del conflicto te envenene.
Pero es la plenitud en la alegría balanza entre tu realidad y tu locura.

Nada tan real para ser codiciado con esmero, y nada tan delirante para ser juzgado como iluso.

La vida misma es un sueño hecho realidad entre caricias de aliento y destellos de amanecer como para ser enfrascada en el circulo vicioso del estrés....