finalmente...

La invitación a soñar a mi lado estaba vigente hasta que te volviste ese espectro que lo convirtió todo en una pesadilla.

La razón de mis lágrimas es limpiar hasta la última gota de aquello que ya no funciona dentro de mi...



Finalmente el corazón no importa que este hecho pedazos, como el oro, que sigue siendo oro y aun puede transfigurar....
Hace tantos silencios que no escucho tus suspiros,
Hace tantos vacíos que el espacio te reclama;
Hace tantos olvidos que te guardó mi memoria
Hace tantas palabras que mi espíritu te exclama.....


Estoy aprendiendo a hablar contigo, sin ti...
En el silencio encuentro las respuestas que quiero y no las palabras que lastiman.
La costumbre de comparar suele ser enferma, pensando que es inocente decir detalles que tendría que desconocer.
Estoy encontrando felicidad en el recuerdo y destruyendo la tristeza de no volverte a tocar.



Una mágica lección llamada vida

Comencé a describir la vida como un péndulo, que balancea con ritmo y cadencia uniformes. Así es el blanco y el negro, el bien y el mal, tan contrastables como necesarios, tan diferentes como tan inevitables...




Sin sentido uno sin el otro y sin límites para llevarte a aprender la lección de cualquier error, aprender del odio, de la soledad, del desapego. Aprender a amar, a encontrarte a ti mismo independiente y libre de necesidad aprehensiva, y a dejar atrás...

¡Una mágica lección llamada vida!