Nada

Y ya estaba en ese módulo de pequeñas dimensiones cuando resonó al unísono el clic de los candados, apreté la mandíbula y cerré los ojos, no quería llorar, quería recordar el motivo principal que me había colocado en esa situación y no lo encontraba; nada valía la pena, nada...