Reflejos

Después de todo, es válido no ser feliz consigo mismo, y poder reclamar e incomodarse hasta entrar en el sin fin de la catarsis que te dirija hacia la transformación.
He visto demasiados conformistas morderse la lengua deseando no haber dado tantos "si" en vez de "no" y recorrer la mitad de su historia con la sonrisa quieta y el alma congelada.
Yo también en las etapas de vergonzoso claustro por mis sentimientos, fingí reír cuando las lágrimas ahogaban mis cuerdas vocales con el deseo más desgarrador intentando su propia revolución por libertad entre mis hipócritas y reprimidos públicos sentidos.
Ser feliz es un estado tan natural que incomoda a la conciencia amaestrada del hombre que ha leído, visto y aprendido tanto, que mecánicamente se mueve cual artilugio y juzga a la naturaleza de tal diabólica magia como en la inconsistencia irreal, dejando los espacios más simples de llenar con tantos vacíos incongruentes por teorías ridículas de los célebres que camuflaron las reglas de la verdad absoluta, con su robótica y conveniente verdad.
Basta que te incomodes, basta que te reveles, basta que te definas y que rehuses a ser esa botarga animada de este recital llamado sociedad; basta que te fastidie la monotonía y vuelvan tus fibras íntimas del alma a sentir la vida para que mil sonrisas y carcajadas reprimidas por el silencio que exige tu papel entre lo colectivo se pulvericé intrínseco y divino extendiendo sus alcances al ilimitado poder de ser tan único innato como tu libertad emocional.
Entonces no me extraña el estado depresivo. No me extraña el obseso tan fortuito que en la búsqueda y lágrimas reclame ser tal espíritu infinito y leal a sus convicciones fijas en romper reglas y atreverse a crear su realidad.
No me extraña si sufren o si imploran, por que con la certeza fija en el ahora, vivo la realidad de la promesa de que el reino fructífero en riqueza amanece a los ojos del alma que creyó firmemente aún sin ver.
No me extraña jamas quien se confiesa que ataca por ahogarse en la impotencia de lo que a través de ti logra exponer; el que una vez que la ira y la pobreza de su espíritu atado a un débil cuerpo en marioneta, desea desde la entraña florecer.


Extinto


Entonces comienzan las historias y todos los presentes deshilachan sus mitos como una realidad.
Ya sabemos que las almas viajan en los pasillos de la soledad, no es secreto que susurran cosas pero nadie quiere apreciar la verdad; cierto es que se eriza la piel cuando los detalles tan certeros entre la realidad y la locura tocan el subconsciente y dejan huellas para recordar.
Escritores, poetas y artesanos modelan las huellas vibrantes en la pintoresca mezcla en criptas y epitafios, traduciendo el mensaje sereno de quien como último, clamó su destello en peculiar adiós.
Nadie cruza la línea y regresa, nadie vuelve y testifica el éxodo; o por lo menos nadie sin el sobresalto, el enigma y terror.
Cada cuento termina en tristeza, y tras esa historia hay media verdad, por la simple pasión del misterio sensacionalista sin mejor testigo principal que quien ya no tiene un cuerpo para emitir su voz.
Los pasos lentos del camino viejo que arrastran desganó y aflicción; la incertidumbre hacia la bóveda del misterio debe ser aún más impactante para quien esta ascendiendo que para los que sólo podemos imaginar.
Imagino miradas abrumadoras en los extintos ojos que habrían de expresar; y el humo en el viento que agrava la marcha que luce perenne entre el vendaval....
Imagino todo, te imagino a ti.
Te imagino gris, te imagino ausente, y entre tanto fiambre te imagino a poca distancia de mi.


Presente

Por otro lado, ese tiempo fugaz que tanto repudie se ha ido por fin de mis suspiros, y enfocado desde la nueva perspectiva no parece tan devastador, por el contrario, ahora tiene un matiz más evidente de toda una estrategia en materia de lección.
Sorprendentemente ahora se que mis enemigos son más benevolentes que mis "amigos", por que ellos dan la cara y no escudriñan en límites hipócritas, atacan cuando quieren atacar y despotrican todo cuanto arsenal me pueda desplomar, pero de frente.
Escalofriante es la determinación de los propios ahora más extraños, que besan mis mejillas y con palmas de espalda afirman sobre toda red emocional la empatía fabricada con que disfrazan las fauces de barbara emboscada.
Presente, es la palabra que debo reforzar, para estar al momento y no perder el hilo de enfoque en el ayer o el mañana que cambia según las ironías que quiero repeler y sin embargo atraigo. Presente es el regalo que ahora y con propósito propongo degustar; presente en las sonrisas, presente en parloteos que me hagan perspicaz. Presente con la vida, suscitando deseos que se hagan realidad.



¿Quién hizo las reglas con la subliminal atracción de corromperlas?


Estaba pensando en la realidad y para hablar con la honestidad que sólo se genera de un espíritu incómodo... No me gusta mucho.

Ya es más de un punto de vista gobernando sobre cada organismo significativo; cultura, religión, sociedad y la aparición de todas esas corrientes mezcladas en las que se afirma ser ese "todo" siempre perseguido, la mezcla en armonía, la respuesta prometida y la culminación de esa constante búsqueda en elixir de la vida que de cualquier modo, deja espacios por descifrar.
De acuerdo con este lado del escenario, no me siento en la comodidad de un espectador gozoso. Este show al que no pedí venir y al que de cualquier modo me trajo la circunstancia, me esta dejando sin opciones de opinión concreta pese a los muchos intentos que hago por encajar principios en ciertas escenas de la función.
El telón ha caído nuevamente, y mientras quedo con la promesa de un siguiente segmento que me conceda el honor de la claridad mental; el espasmo de la duda me amordaza el credo cuando cada que mi vehemente pasión por los pequeños pero significativos detalles caen en la monótona tragedia del rezago y el conformismo.

¿Quién hizo las reglas con la subliminal atracción de corromperlas?
Hoy también repasé la historia y no existe un líder, ídolo e incluso simple gobernante carismático que trascienda su historia por fronteras de espacio y tiempo sin antes haberse atrevido a imponer su propio idealismo que en ningún caso encajaba al armonioso engrane de su época y realidad.
Cae la noche y en la penumbra nuevamente, las ideas continuas sobre el tema emergen como balas de mi constante guerra de sugerentes rumbos.
Caigo aquí, y cuán grande sea el prototipo de apremiante estructura que se edifique hoy en mi conciencia, no tardará lo que tarde en recobrar el juicio apenas amanezca, que como sucedió a numerosas murallas por imponentes que fueron, se desplomarán en seguida que la realidad aparezca y confunda mis ideas....



Sombras






Sucede a menudo en la coincidencia de vivir, el toparse con personas del pasado, que conocieron tus rasgos cuando aún luchabas para fluir en el mundo que recién descubrirías en sus matices brillantes y tétricos.
Los días veloces en que estrellarse, caer y recomenzar eran tan cotidiana costumbre como intentar una moda y otra hasta lograr la comodidad en el estilo, basado en aún en influyentes premisas.
El reloj no se detuvo; por lo menos no en el transcurso del plano físico. Los cambios llegaron tras la moraleja del camino, y perdurar a flote en una sociedad que cambia de color pero no de ideas continúa siendo la trampa ilusoria con un bumerán de reciclaje oculto bajo nuevos adjetivos.
Esta actitud apremiante y espontánea, a veces cómica y otras muchas conflictiva, que mantenemos en el inicio de tal proceso de aprendizaje y cambio, cuando los huesos son muy tiernos y los músculos flexibles, tarde o temprano, se detienen, se relajan, se ajustan y se transforman.
La madurez llega con estrés o relajamiento (según en quien habite) pero llega al fin, y en la mayoría de las memorias se desea vehementemente borrar detalles del proceso.
Definitiva es la condición emocional del ser en si, para atravesar y continuar su evolución paso a paso cuando toda grieta y toda herida parece formar simple e irónica parte de la historia en lección acumulada como agua en cause de un río; hoy el tiempo es el mismo, el clic del reloj es imparable, y pareciendo que fuese el mismo, ya todo al rededor transfiguro su aspecto.
Entonces como si de algún iceberg perdido en el polo hubiera llegado a la calidez del golfo derritiendo y liberando memorias congeladas, aparece algún inadaptado que insiste en tratar su introducción a tu presente como si el minuto de la última interacción en ese ayer y el presente, fuera en vez de una vida, un simple día.
¿Qué le falta al extraño en su presente de sentido común o qué te sobra en el plano físico acentuando tus rasgos del pasado, para que el intruso pretenda retomar la psicología infantil en un: "¡Como si no te conociera!...?
¡Insolente pasado que fuera de causar júbilo produce rechazo!

Capítulo 2013-14

Toda hebra de hilo tuvo hilo desprendido antes y tendrá un desprendimiento posterior; en ese pensamiento refleje mi corazón ante todas las circunstancias vividas en este cíclico vivir, desde los recuerdos hasta las iluciones de lo que podría venir, aquello que anhelo por que creo cada vez más que los deseos vehementes se tornan reales cuanta más intensidad de enfoque tengan.
El primero de enero del año que se fue, habría jurado que era incapaz de sorprenderme con nada, y la sorpresa me la dio mi propio ser espiritual camaleonico intrépidamente aventurero; rompió el temor y voló sin miedo, dándole a mis ojos otra forma de visualizar la realidad sin verdades ni mentiras, simplemente enfoques desde millones de puntos en los que cada uno ve lo que ve sin razón absoluta, sin juicios rotundos, una realidad sin límites para creer y crear, para caer y levantarse, para llorar y aprender, para para vivir y disfrutar, para ser.
Ser simplemente sin preguntarse el antes y el después con la certeza de que cada uno tuvo y tendrá su perfecta sincronía en el engranaje de la historia y el propósito de la vida.
No más letargo, no más espera, no mas pasado que la emoción de un recuerdo ni más futuro que el minuto siguiente.
Así llegue a la lección del año pasado y del siguiente.
Así desperté volando y me regrese a gatear para aprender el camino y volver a caminar.
Así mi naturaleza se reencontró con la esencia, de la que por tanta prisa, pretendemos olvidar.
Así llegue a mi destino, el que aún no tiene fin; el destino que al pasado su hebra de hilo amarro y aún mirando al mañana la misma hebra enlazo.
Así llegue respirando los vientos de mil historias, y casi llegue sin voz de la emoción que cante, y así entre llantos y risas, bailando en la tempestad hasta que el sol dio la aurora, llegue descalza al final...