Capítulo 2013-14

Toda hebra de hilo tuvo hilo desprendido antes y tendrá un desprendimiento posterior; en ese pensamiento refleje mi corazón ante todas las circunstancias vividas en este cíclico vivir, desde los recuerdos hasta las iluciones de lo que podría venir, aquello que anhelo por que creo cada vez más que los deseos vehementes se tornan reales cuanta más intensidad de enfoque tengan.
El primero de enero del año que se fue, habría jurado que era incapaz de sorprenderme con nada, y la sorpresa me la dio mi propio ser espiritual camaleonico intrépidamente aventurero; rompió el temor y voló sin miedo, dándole a mis ojos otra forma de visualizar la realidad sin verdades ni mentiras, simplemente enfoques desde millones de puntos en los que cada uno ve lo que ve sin razón absoluta, sin juicios rotundos, una realidad sin límites para creer y crear, para caer y levantarse, para llorar y aprender, para para vivir y disfrutar, para ser.
Ser simplemente sin preguntarse el antes y el después con la certeza de que cada uno tuvo y tendrá su perfecta sincronía en el engranaje de la historia y el propósito de la vida.
No más letargo, no más espera, no mas pasado que la emoción de un recuerdo ni más futuro que el minuto siguiente.
Así llegue a la lección del año pasado y del siguiente.
Así desperté volando y me regrese a gatear para aprender el camino y volver a caminar.
Así mi naturaleza se reencontró con la esencia, de la que por tanta prisa, pretendemos olvidar.
Así llegue a mi destino, el que aún no tiene fin; el destino que al pasado su hebra de hilo amarro y aún mirando al mañana la misma hebra enlazo.
Así llegue respirando los vientos de mil historias, y casi llegue sin voz de la emoción que cante, y así entre llantos y risas, bailando en la tempestad hasta que el sol dio la aurora, llegue descalza al final...