Tóxica realidad


Tantas excusas enferman.
Las defensas bajan con la presión dramática.
La rutina de protocolo da vértigo.
Los chantajes indigestan.
Cuando lo que antes parecía lógico y de pronto luce como una total manipulación causa perdida de la visión.
Todo parece una severa contingencia.
Nada es sano, nada es natural, todo es infeccioso produciendo serios edemas y profundas heridas a la sincronía emocional.
El estrés esta saturando las vías y lo que antes parecía tan simple como respirar esta causando taquicardia al sistema que lucha por volver a la normalidad auto flagelandose.
Depositar confianza desbordo en sobredosis de juicio crónico y severo.
Llevamos llagas y estigmas, somos peligrosamente incompatibles, alérgicos e intolerantes hasta el punto de luchar día a día por sobrevivir en vez de hacer lo que usualmente se hace cuando se esta sano....vivir!