Decisiones

Y como nada es definitivo ni eterno, la única razón que debe motivarnos es la de disfrutar un trayecto por accidentado que sea.
Vivir, es un viaje imprevisto e incierto por lo cual es emocionante explorar hasta sus riesgos.