Despierta




Despierta, no solo abras los ojos pero deja explorar la mirada del alma.
Prueba, aprende, elige y concentrate en tus tus ideales más que en tus reproches.
Los reclamos anclan la voluntad pero los deseos renuevan el espíritu y te dan alas para volar sin freno.
Después de todo, de eso se trata el viaje por este tren llamado vida.