Repetición y frecuencia

No importa que la palabra de Dios te entré por los oídos y le hagas eco cada que abres la boca; mientras tengas cerrado el corazón no tocara tu alma, por lo tanto, no estas a salvó contigo mismo por simple repetición y frecuencia.