¿Donde está Dios!





La concepción de la divinidad en ti es tan excepcional, que no te la contagiará un grupo apasionado en sus creencias, ni la heredarás de una familia que se golpea el pecho.
La sentirás brotar desde la profundidad de tu alma y te guiara sin presión, sin acoso, sin miedo, sin presunción, sin reglas.
Con la única vía que hay entre el ser y lo divino para crear tu auténtico todo ¡El alma!