Tu realidad física no determina tu realidad espiritual.
Por siglos hemos culpado el como nos sentimos como consecuencia de como nos vemos, y vamos lentamente apagando la luz interior para solo brillar artificialmente.
¿Somos realmente plenos cuando apagamos el interruptor de los ojos sociales?