Leer y cantar es entrometerte en el corazón ajeno. Es sentir y descubrir que por más únicos que pretendamos ser, ese destello en más de una frase termina por desnudarnos el alma y convertirnos en un claro reflejo.
•Almas que se queman.
•Verdades que matan.
•Palabras que apasionan.
Es el poder superior equilibrando cada ego.