Somos canales.

Esta mágica forma de la creación nos está permitiendo reconocer por fin que todo cuanto atraviesa nuestra mente es fuente de energía que canalizamos para transformar.

¿Cuál es la clave secreta de esa canalización transformadora?

El libre albedrío; es un regalo que se nos da para elegir, para crear y así servir o destruir, positivo o negativo, aceptación o rechazo, alegría o depresión, sanción o enfermedad, por que determina la magia blanca o magia negra que nos habita y emitimos energéticamente a nuestro entorno inmediato que eventualmente hace eco sobre la energía de la tierra y sus canales fluyendo a nuestro alrededor.

Por eso somos responsables desde nuestra personalidad y los matices de nuestro carácter, de vacunar o envenenar con nuestra energía.
Enviemos lo que amaríamos recibir, por que en el universo que nos abraza, todos somos uno dentro de esta esfera mágica llamada existencia.