Celebra tu vida para descansar en paz. 

La vida es tan frágil y la muerte tan rotunda que es mejor construir un puente entre ambas cuando aún hay tiempo. No permitas que el miedo a hablarlo deje en sorpresa la inevitable transición y al irse tu cuerpo nadie sepa cómo ayudar a la paz de tu alma.
  1. •EXPRESA TU VOLUNTAD para que seas honrado y despedido como anhelabas.
  2. •CUENTA TUS DESEOS para que nadie tome la iniciativa de someterte a otras costumbres que no reflejaban tu personalidad y tus pensamientos.
  3. •COMPARTE TUS HISTORIAS para que los demás celebren tu vida con bellos recuerdos y anécdotas sin hacer cadena de suposiciones o ideas erróneas por comentarios necios y prejuicios.
Nuestra partida es inevitable pero no tiene que ser más dolorosa. 
Doloroso es que nos hagan rituales que no nos representen, que nadie se ocupe de nuestra voluntad por seguir consejos, costumbres y caprichos basados en remordimientos, y se termine haciendo la voluntad ajena sin intentar complacer al espíritu de quien amamos en vida.