sábado, 5 de febrero de 2022

¿Y cómo?



Saber que no siempre se tienen todas las palabras y si se tienen, no siempre tienen que ser dichas…

Saber que el silencio es el amigo más ligado a tu alma y el guardián de tus sentidos más vulnerables, por eso es el más valioso de tus guerreros internos.

Saber que puedes estar en guerra con tus pensamientos pero en paz con tus emociones.

¿Y cómo?

Dejando que la pausa te haga efecto.

Tumbándote a escuchar la vida que está detrás del escandaloso mundo artificial.

Llenando tus pulmones de gritos enfurecidos que pueden ser expulsados con suspiros y en calma.

Eso no es cobardía, no es eludir la realidad.

Ser capaz de estar en silencio aun con nudos escandalosos en la garganta, eso también es sanar.